Irati, los pandas rojos nunca mienten.